viernes, 11 de enero de 2013

Abismos.

De los que te separa solo el aire, mirando hacia arriba y vigilando el fondo. La noche como una cartulina se hace densa y te invita a pasar, vieja conocida, anfitriona de gustos y disgustos, pasajera siempre de tu recorrido... placida a veces, es el caso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu voz se agradece siempre.